Seleccionar página

Durante la semana pasada uno de los anuncios que más repercusión tuvo fue la presentación del Plan de Vivienda 2018-2021 que el Ejecutivo quiere poner en marcha el próximo ejercicio.

Es el heredero del antiguo plan de vivienda 2013-2016, y el borrador tiene previsto una gran variedad de ayudas para compra, alquiler, reformas o renovaciones.

El objetivo es ayudar a dos grupos poblaciones, los menores de 35 años y los mayores de 65, considerados como los colectivos con menos recursos y más vulnerables.

En concreto presenta 5 áreas sobre las que se plantean ayudas:

  1. Subsidiación. Este programa se articulará en forma de ayudas económicas para el pago de las cuotas de préstamos convenidos regulados en anteriores planes de vivienda que sigan vigentes de acuerdo con la normativa de aplicación. Hay que tener en cuenta que los préstamos convenidos son aquellos que se concedieron a adquirentes de vivienda de protección oficial y a promotores de vivienda protegida para alquiler, por lo que se trata de una partida limitada.

  1. Alquiler. Esta partida es uno de los “platos fuertes” de este plan de vivienda, ya que uno de los objetivos del Ejecutivo es que aumente el porcentaje de personas que vivan de alquiler. El primer programa de este bloque es la ayuda al alquiler a ciudadanos con dificultades económicas; los criterios que se seguirían serían personas con ingresos inferiores a 3 veces el IPREM, que la vivienda arrendada sea el domicilio habitual y permanente; no siendo propietarios o usufructuarios de vivienda. El importe de la ayuda será del 40% de la renta del alquiler siendo el límite una renta inferior a los 600€ al mes (o hasta 900€ en casos justificados).

El segundo programa tiene como beneficiarios a los promotores de vivienda tanto públicos como privados, CON EL FIN DE CREAR un parque de vivienda en alquiler. El montante de la ayuda puede variar en función de la opción elegida.  La Opción 1 hasta 300€/m2 con un límite del 40% de la inversión y de 31.500€/vivienda; la Opción 2, aumenta la cantidad de ayuda hasta los 350€/m2 con un límite del 50% de la inversión y de 36.750€/vivienda.

Los requisitos para que los promotores accedan a la ayuda también prevén dos opciones, ambas con la presunción de que las viviendas estén en régimen de alquiler durante 25 años. En la Opción 1, inquilinos con ingresos hasta 4.5 veces el IPREM, el precio máximo será de 7€ mes/m2 útil, más 60% por m2 útil de garaje o trastero. En la Opción 2, inquilinos con ingresos hasta 3 veces el IPREM, precio máximo de alquiler 5.5€ mes/m2 útil, más 60% por m2 útil de garaje o trastero.

El último programa de este bloque es el de ayuda a las personas que se encuentren en situación de desahucio de su vivienda habitual. Utilizará las viviendas desocupadas y disponibles de la SAREB y de las entidades financieras para ser ocupadas en régimen de alquiler, aportando una ayuda económica al mismo. Los beneficiarios de esta ayuda serán arrendatarios o propietarios que hayan sido desahuciados, con ingresos inferiores a 3 IPREM y sin disponibilidad de vivienda. El precio del alquiler debería estar entre los 140 y 400 euros al mes y la ayuda se daría durante 2 años.

  1. Rehabilitación. Este pretende el apoyo a la rehabilitación de viviendas para mejorar la eficiencia energética, con ayudas de hasta 12.000€/ vivienda para viviendas unifamiliares, hasta 8.000€/vivienda y 80€/m2 de local.

También apoya la conservación y mejora de la accesibilidad; las ayudas son de hasta 2.000€/vivienda en caso de sólo conservación y de hasta 6.000€/vivienda siendo sólo para accesibilidad o conservación y accesibilidad.

En ambos programas el límite es del 40% de la inversión con carácter general o el 75% de la inversión en caso de tener ingresos inferiores a 3 veces el IPREM o si también se realizan obras de accesibilidad.

  1. Jóvenes. El programa más ambicioso y que complementa el de alquiler es el de ayuda a jóvenes al alquiler o la adquisición de vivienda. Los beneficiarios serán jóvenes hasta 35 años; el importe de la ayuda para el alquiler será del 50% del alquiler mensual. En los alquileres que estén entre 600 y 900 euros al mes habrá un incremento de la ayuda del 30% para la cantidad comprendida en ese tramo.

Para la adquisición, la ayuda será de hasta 10.800€ con el límite del 20% del precio de la adquisición.

En ambos casos los ingresos deben ser inferiores a 3 IPREM y la vivienda debe constituir la residencia habitual.

  1. Mayores. Dos programas para otro de los colectivos más desfavorecidos. El primer programa tiene como objetivo la promoción de edificios y complejos residenciales que cuente con instalaciones y servicios comunes adecuados para personas mayores, la mayoría de los beneficiarios son las Administraciones u ONG declaradas de utilidad pública.

Por otra parte, se proyectan ayudas para el alquiler y los gastos de mantenimiento de vivienda de las personas mayores de 65 años. El ejecutivo prevé hasta el 50% de la renta mensual o hasta 200€/mes para los gastos de mantenimiento, comunidad o suministros

Este plan de vivienda que aquí hemos resumido no deja de ser una mera propuesta del Ejecutivo Central que aún debe ser discutida y acordada por las CCAA y el Congreso; esperemos que finalmente llegue su aprobación y continuaremos informando una vez dispongamos de más datos al respecto.

Roberto Pitarch Faus | Area Fiscal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies